Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

EL PALACIO DE LOS DEPORTES CUMPLE SUEÑOS DE DEPORTISTAS SALTAN EN LUGAR ÉPICO

Publicado el 15 Enero 2020
PHOTO-2020-01-11-12-55-48.jpg
PHOTO-2020-01-04-19-31-08.jpg
PHOTO-2020-01-11-15-34-13.jpg
PHOTO-2020-01-11-15-34-14.jpg
PHOTO-2020-01-11-16-52-51.jpg

Una gran fiesta se vivió el pasado sábado en el Palacio de los Deportes, luego de que se realizó la fase final del baloncesto de la Olimpiada Comunitaria de la Ciudad de México, donde más de 400 participantes en categorías que van de los 10 a más de 50 años hicieron del deporte ráfaga todo un acontecimiento en la capital del país.

El evento, que organiza el Instituto del Deporte de la Ciudad de México, cumplió con las expectativas de hacer realidad los sueños de muchos,al jugarse esta última etapa en el Palacio de los Deportes, inmueble donde se efectuó el baloncesto de los Jue- gos Olímpicos de México 1968.

Fueron 37 los equipos que disputaron los partidos en este espléndido escenario del Domo de Cobre, en el que miles de personas, en su mayoría familiares y amigos de los participantes, se dieron cita para aplaudir el esfuerzo de los conjuntos que representaron a las 16 alcaldías.

Para Santiago Pacheco, de 11 años, la principal finalidad de practicar baloncesto es “divertirse”, comentó luego de que su equipo Zorros Blancos, de la alcaldía Gustavo A. Madero, se llevara la medalla de oro en la gran final de la categoría de 10- 12 años varonil.

“Aunque nunca pensé llegar aquí, a este escenario del Palacio de los Deportes, puedo decir que con esfuerzo y dedicación se puede alcanzar cualquier objetivo”, relató el pequeño que se abrazaba con su entrenador Ricardo Ulises Rosas. Por su parte, el entrenador Ricardo Ulises Rosas dijo que la GAM ha buscado desarrollar el baloncesto en espacios públicos recuperados, como la Campestre Aragón. Cabe mencionar que la demarcación obtuvo cuatro oros de las 10 finales

También Santiago reconoció que practicar baloncesto ha mo- dificado su vida para bien, pues ha dejado de ser asiduo a los videojuegos y sus calificaciones en la escuela han mejorado, gracias a la disciplina que impone la actividad deportiva.